Vayas donde vayas tu casa está dentro.

Un día conocí a alguien que me enseñó un poco más que lo que ya sabía del mundo.
No importa si estas en tu casa, tomando un mate con un pan con manteca, o si estas probando cosas viscosas en plena calle Tailandesa. No necesitas un techo que sea todos los días el mismo, ni los mismos amigos toda la vida. Necesitas transformarte, y hacerle caso al cambio. Moverte cuando lo necesites, e ir dejando un camino para atrás que te de orgullo, pero que no necesites volver a caminar.
Decile “te quiero” o “quedate” cuando tengas ganas, que esa; es la única manera de sacarte la espina eterna de “que hubiera pasado si hubieras dicho lo que realmente querías” aquel día. Camina siempre a fondo, que la vida es una…. y que no sabemos cuanto dura (Si, no sabemos cuanto dura).
Agarrá a tus viejos, hoy que están; y deciles que son parte fundamental de lo que sos. Que lo hicieron todo lo bien que pudieron, que los amas… pero que lo vas a hacer mejor!. Y si no están, hablale al cielo. Pero soltá. Porque llevar cargas está pasado de moda, y sobre todo no te hace más feliz. Caminá para adelante sin sentir que atrás no diste lo mejor de vos.
Movete, como se mueve el cielo, y el mar… y como se mueve la tierra. No te aferres a las cosas. Que llegaste sin nada, y tampoco vas a llevarte nada. Solo momentos. El auto no se va con vos. Ni la casa que te compraste.
Se van los momentos.
Se va ese día que te re cagaste de frío durmiendo en una playa con la persona que te gustaba, se va aquella comida que hiciste un domingo y que llenó la casa de risas, se van los abrazos que diste, el día que lloraste con todas tus fuerzas, y los te amo que te ganaste a puro huevo, y sobre todo los que diste.
No importa nada cuantos cuartos tenga la casa, porque la habitación más grande de todas…. es el alma.
Camina siempre a fondo. No importa que sea lento o rápido. Tenes la suerte de elegir cada paso, siempre.

Un día conocí a alguien que me enseñó un poco más que lo que ya sabía del mundo.
Me contó esto:
“Vayas donde vayas tu casa está dentro”

Deja un comentario