Brasil

 

Estoy llegando.
ya volví…
pero me estoy acomodando.
Los viajes tienen esa cosa linda de volver empezar. De llegar revuelto, con mil imágenes nuevas y sentimientos a flor de piel… y entonces parar.
Parar para acomodar, para empezar; porque sos alguien nuevo.
Tengo mil imágenes en los ojos, un montón de verde y un gustito a sal de mar que no cambio por nada!

Río de Janeiro (río de enero) tiene una velocidad casi avasalladora. Te lleva puesto si no estas a ritmo. Mucha piel, mucha gente, mucho verde y mucha caipirinha. El sabor que más amo cada vez que tengo la suerte de estar en Brasil es el acaí. Mezcla de cítrico con dulce, y de un color enamorante.  Lo más lindo que tienen los viajes es probar todo lo nuevo, llenarse la panza de sabores diferentes, soy de las personas que aman comer todo lo que está hecho con el corazón… porque la cocina es la mejor manera de entregar y recibir amor. El acarajé se ganó una ilustración.
Su nombre proviene de la palabra africana akará, que significa “bola de fuego”…

Comé con ganas, con deseo, con los 5 sentidos abiertos!… que ahí es cuando más conoces el lugar y su gente. Brasil transpira ajo, desayuna fuerte y se llena el día de jugos naturales de las frutas más exóticas que probaste en tu vida!

Deja un comentario