Cambiar.

Me gusta pensar que aunque tengamos el mismo nombre y apellidos durante toda la vida, y sobre todo que aunque el número de cédula no cambie, realmente podemos llegar a ser varias personas distintas en una misma. En mi caso, yo a los quince años no era igual que a los veinte. Ni a los veinticinco era igual a la mujer que soy hoy en día. Estoy hecha de experiencias, de caídas, de “te quiero” trancados, de noches en vela, de miedos (sobre todo al después de los cumpleaños, a las familias grandes y a los sapos); estoy hecha de dudas, de preguntas, de días fríos y de fríos largos. Estoy hecha de risas, de abrazos, de “me animé”, de “lo intenté” y de ” lo hice”. Estoy hecha de historias. Que cambian y que van armando todos los días una nueva yo. Una nueva vida.
Como es afuera es adentro y como es adentro es afuera. Si estoy maravillada viendo el cielo estrellado, yo soy las estrellas y la magia. Yo voy cambiando día a día, y cada decisión me acerca mas a ser la que quiero, la que siempre quise (porque si te fijas bien, siempre quisiste algo… solo que lo fuiste dejando de lado).
No te postergues más.
Buscá adentro lo quieras que haya afuera, y disfruta afuera de lo que tenes dentro.
Lo único que va a ser igual toda la vida, es tú número de cédula.
Por suerte.

4 Replies to “Cambiar.”

  1. Hermoso todo lo que escribís. Me siento siempre o casi siempre muy identificada … sos una genia !!!

    1. Muchisimas gracias Cin!

  2. lo voy a compartir en mi estado porque me senti muy identificada con cada plabra, gracias S
    Soledad amo lo que haces ❤

    1. Tuyo Ale =)

Deja un comentario